Ralentizar la obsolescencia programada usando linux en nuestros ordenadores

Ralentizar la obsolescencia programada usando linux en nuestros ordenadores

La realidad es compleja; pero veremos que ralentizar la obsolescencia programada usando linux en nuestros ordenadores es algo real. Y al alcance de todos.

Los hechos

La obsolescencia programada es una realidad hoy día. Máquinas hechas para no durar todo el tiempo que por capacidad técnica podrían durar. Y el mundo de la informática no es ajeno a todo esto.

Continuamente nos encontramos con que ordenadores que hace pocos años resultaban de gran potencia, pero que hoy día ya resultan escasos de recursos para los nuevos sistemas operativos. Estos sistemas operativos (el último, Windows 10) precisan cada vez de máquinas más potentes para funcionar de una forma adecuada y fluida. Esto obliga a muchos usuarios a plantearse el cambio de máquina cuando, por alguna razón, es necesario actualizarse a una versión más moderna de Windows. Y a esto se nos obliga desde muchos lados; entre ellos, desde la seguridad informática. Por ejemplo, los usuarios de Windows XP y recientemente Windows Vista, ya deben abandonarlos y evitar su uso por razones de seguridad informática. Microsoft ya no proporciona actualizaciones de seguridad para ellos.

Todo esto hace que el cambio de sistema operativo en un ordenador, con frecuencia supone que dicha máquina pasa a quedarse “pequeña” para el nuevo sistema. Ello obliga a su sustitución, o ampliación importante.

Una solución: los Sistemas Operativos Linux

Se habla mucho de los sistemas opensource, generalmente derivados de linux, como una alternativa tecnológica interesante en el plano de la seguridad y de su precio (habitualmente sin coste de licencia). No suele hablarse, sin embargo, de su increíble potencial también en el terreno que nos ocupa hoy: ralentizar la obsolescencia de nuestros equipos informáticos. ¡Vamos a verlo!

¿Por qué suponen una alternativa en este terreno?

Los sistemas libres o también conocidos como opensource se construyen en realidad a través de la interrelación de muchos proyectos interdependientes entre sí. Proyectos que elaboran el núcleo del sistema, proyectos que elaboran herramientas ofimáticas, etc. Y entre ellos, proyectos que elaboran entornos visuales para nuestra pantalla. Hablamos de todo lo que nos muestra los menús, administra visualmente las carpetas, las ventanas, etc.

Uno de los elementos en un Sistema Operativo moderno que marcan considerablemente el consumo de recursos (especialmente memoria y procesador) es el entorno gráfico. Mientras en Windows no hay elección, y el entorno visual es el que es, en los sistemas linux hay varios entre los que podemos elegir. Y algunos de ellos necesitan realmente poca potencia de máquina para poder funcionar fluidamente. Si elegimos uno de esos “entornos ligeros”, nos encontraremos que podemos hacer funcionar máquinas de muy poca potencia. Por lo menos si lo comparamos con los requerimientos que exige un sistema Windows.

¿Se puede ver un ejemplo concreto y real de cómo ralentizar la obsolescencia programada usando linux?

Por ejemplo, la muy recientemente publicada versión 9.0 del Sistema Operativo Debian GNU/Linux, en su edición de escritorio ligero “LXDE” para máquinas de 64 bits (para las de 32 sería algo más de la mitad), emplea unicamente 270 MB de memoria RAM tras arrancar (615 MB con un documento Libreoffice, una ventana de navegador web Firefox, otra ventana de carpetas, y el administrador de tareas). Y puede funcionar sin problemas en un equipo con 1 GB de RAM para realizar tareas ofimáticas y/o Internet. Hoy día se considera que un equipo nuevo para usarse con Windows necesita como mínimo 4 GB de RAM para funcionar adecuadamente.

¿Estos consumos tan bajos de recursos son a costa de “recortes” en prestaciones?

Qué duda cabe que todo tiene un coste. Pero en este caso, hablamos principalmente de recortar en cuanto a efectos visuales. La forma de trabajo con estos sistemas es más similar a Windows XP que a los Windows modernos. Pero esto, para muchos usuarios, podría ser hasta una ventaja por su hábito en utilizar el mencionado sistema. Además, siempre se asocia a los sistemas operativos Linux con productividad y eficiencia a la hora de trabajar con ellos.

¿No es más sencillo ampliar el ordenador?

Ampliar el equipo informático a veces es una muy buena opción, y lo recomendamos cuando es así. En muchos casos, como complemento al proceso de migración de Sistema Operativo. Pero, además del coste que puede suponer, no siempre soluciona todo; a veces nos deja por ello equipos descompensados. Sobre todo porque no es viable (quizás sí teóricamente, pero no en la práctica) mejorar el procesador existente.

¿Voy a poder emplear el mismo software?

Con la proliferación de los servicios y aplicaciones online, cada vez se depende menos del Sistema Operativo para trabajar eficazmente. Cada vez más aplicaciones están en la nube y se emplea el navegador de Internet para acceder a ellas. Y, respecto a aplicaciones instaladas en nuestro equipo, en muchos casos encontramos otras equivalentes que cubren nuestras necesidades (Libreoffice, Gimp…). Y a veces, incluso se dispone de las mismas aplicaciones, que se publican también para otros sistemas operativos (Firefox, Chrome, VLC…). O hasta se puede lanzar “las de siempre” con un emulador… es algo que depende de cada caso y cada necesidad.

Eso supone estudiar las opciones y elegir la más adecuada. Y yo no conozco el tema…

Existen profesionales, tanto para el mundo de la empresa como para asociaciones y particulares, que pueden asesorarte sobre el tema, analizando tu caso particular. Y también multitud de asociaciones y colectivos locales sensibilizados sobre el tema. En UrBerri Soluciones Informáticas, desde el proyecto Mepasoalinux, nos encantará ayudarte a aprovechar mejor tus recursos informáticos… y económicos. Para poder ralentizar la obsolescencia programada usando linux. Para que puedas retrasar un poco más la compra de un nuevo ordenador (muy posiblemente, varios años si así lo quieres). ¡Contacta con nosotros ahora si deseas más información y asesoramiento para tu caso!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>