En este artículo os voy a contar la experiencia particular de realizar una migración de una web desde un servidor a otro; por si a alguien le interesa o puede tomar nota de ello. Desde luego que podrá hacerse de otras formas, incluso más óptimas. Esta es la que hemos hecho y la que nos ha funcionado en nuestro caso.
Como algunos ya sabréis, UrBerri se ha visto en la necesidad de migrar de proveedor la máquina en la que se aloja esta página web. Ha sido un proceso complicado por lo inesperado del mismo. Ante los reiterados problemas con el servicio prestado por el proveedor de servicios de infraestructura, no ha habido otra opción. Muchos dirán aquello de que ya nos lo podíamos imaginar. Lo cierto es que era lo único que gestionábamos con dicho proveedor. Desde luego, punto final. En cualquier caso, afortunadamente el proceso de migración ha sido satisfactorio; y vamos a aprovecharlo para describir los pasos dados, para el caso de que otros tengan que hacer lo mismo. Por supuesto, este procedimiento está pensado con nuestras circunstancias: Registrador de dominios Godaddy, y nuevo proveedor de infraestructura, OVH. En otros casos, pueden cambiar detalles; pero la idea fundamental se mantendrá, seguramente.

Rescatamos la información que tengamos

Página web

Tanto si trabajamos con WordPress, como con otro CMS, hay una “solución universal”: guardar las carpetas de nuestro CMS, y también la base de datos que empleemos. Todo con sus mismos nombres.

Correo electrónico

Hay que recordar que perderemos el correo electrónico antiguo, porque lo va a gestionar otro proveedor. Siempre está bien comprobar si nos compensa que el registrador nos gestione también el correo electrónico. En este caso, no habría ningún problema ni desaparecería nada.
Si vemos que no nos interesa, y que lo vamos a perder, siempre guardar el correo antiguo. Tenemos dos posibilidades. Estoy hablando de las soluciones para Thunderbird, que es mi caso:

      1. Copiar los e-mails que nos interesen en las carpetas locales. Después, cuando se pierda todo lo de nuestro servidor imap, lo tendremos en dichas carpetas, donde siempre lo podemos consultar.
      2. Convertirlo en pop3, de forma que se descargue todo en local, en nuestro equipo. De todas formas, esto va a dejarlo en nuestra actual cuenta. La experiencia nos dice que Thunderbird nos puede dar quebraderos de cabeza si modificamos los datos de la cuenta para que apunte al nuevo servidor, más que si simplemente borramos dichas cuentas y las activamos de nuevo.

Gestiones desde nuestro panel de Godaddy

Desde nuestro panel de Godaddy tendremos que eliminar toda configuración de otros proveedores anteriores en relación a dns, Ips, MX, etc., y dejarlo con la configuración original. También podemos indicar la nueva ip que vamos a emplear, en el campo en el que figuraba la anterior. Respecto a los nombres dns, podemos emplear los nuevos de OVH o seguir con los de Godaddy. Para el correo electrónico sí necesitaremos otra gestión una vez que activemos lo que vamos a hablar en el siguiente punto.

Las zonas dns

Al menos con ovh, si queremos comenzar a trabajar con un dominio registrado externamente, me dicen los técnicos que es mejor que, desde la página del registrador, restaure los dns originales de Godaddy para que no dé problemas. Y cuando nos pide el nombre de dominio para el que vamos a generar una zona dns, ¡importante! Recordar ponerlo sin las www; en caso contrario, activaríamos unas direcciones de e-mail del tipo contacto@www.nuestrodominio.com.
Al registrarlo nos pide si queremos con los registros básicos. Le decimos que sí. Esto es importante a la hora de poder activar luego un plan de correo electrónico. No haría falta si no quisiéramos la prestación de este servicio.
Una vez que nos confirman que ya está todo activado, y podemos ver que nos aparece el dominio en nuestro panel de gestión, ya podemos migrar la web.

Migrando la web

Si la web está hecha con WordPress, dado que el nombre de dominio se mantiene, el procedimiento es sencillo pero tal vez no tan evidente. Y no necesitamos emplear ningún plugin. Hay que tener en cuenta algo: tenemos que crear una base de datos con el mismo nombre que teníamos, y el usuario y sus permisos también tienen que ser idénticos. De esta forma, no tendremos problemas.

    1. Copiamos los archivos y carpetas que tenemos guardados, a la ubicación correspondiente.
    2. Creamos la base de datos y su usuario, recordando lo que hemos dicho de hacerlo con los mismos nombres y permisos que ya tenían. Nos aseguramos de que el archivo de configuración de wordpress mantiene esos datos.
    3. Volcamos con una instrucción mysql el contenido de la base de datos antigua en la base nueva que acabamos de crear.

Y en principio, ya está. Podemos ya acceder a la página web tal cual. Si viésemos que algún plugin nos dificulta el acceso, podemos ir, a través del servidor, a la carpeta de los plugins, renombrar dicho plugin añadiéndole una extensión .old (por ejemplo), de tal forma que ya no esté activado al arrancar. Una vez dentro del wordpress, ya veremos qué hacemos con él.

El procedimiento no es complicado; pero puede resultar todo un contratiempo si nos vemos obligados a realizarlo cuando teníamos otros planes de acción. Moraleja: como ya dijo alguien, en esto de los servicios de infraestructura web, como en tantos otros servicios y productos, hemos de recordar la máxima de: “Tenemos tres baremos: bueno, bonito, barato. Elige dos”. A buen entendedor… ¡Hasta el próximo post!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.más información

ACEPTAR
Aviso de cookies